Festival Sahara Libre

Acerca del Festival

Sevilla y Jerez celebran en sus calles el FESTIVAL SAHARA LIBRE, concentrando el 26 de Mayo de 2012 el apoyo de más de cincuenta artistas mundiales a la resistencia del Pueblo Saharaui. Dibujando el grito ¡SAHARA LIBRE! en la retícula urbana de Sevilla (+EXTENSIÓN JEREZ) con murales, acciones, conciertos, baile, poesía, talleres y comida. Los artistas nos invitan a pasear por el centro urbano de la ciudad, descubriendo la realidad del conflicto del Sáhara Occidental y las visiones de libertad del pueblo hermano saharaui.
Esta actividad conmemora el inicio de las manifestaciones pacíficas realizadas en El Aaiún en Mayo de 2005, que llevaron a la cárcel bajo tortura a cientos de saharauis como Aminatou Haidar por reivindicar su derecho internacionalmente reconocido a un Referéndum de Autodeterminación, a la paz y a la libertad.
Es un grito común ¡Sahara Libre!

Una producción de la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla-AAPSS,  con la colaboración de la Plataforma de Apoyo al Pueblo Saharaui de Jerez, la Facultad de Bellas Artes de Sevilla, CICUS, Voces del Sáhara, SAHARUPO y Grado Superior de Fotografía Artística de la Escuela de Arte de Sevilla e IES EUROPA Arahal.

LA ÚLTIMA COLONIA DE ÁFRICA

El conflicto del Sáhara Occidental tiene su origen en un malogrado proceso de descolonización, cuando en 1975 España entrega el territorio a Marruecos y Mauritania pese a las resoluciones de ONU que reconocían el derecho a la autodeterminación del Pueblo Saharaui. Esto provocó un conflicto armado entre el Frente POLISARIO y los estados de Marruecos y Mauritania, país que se retiró en 1979. Desde 1990, un alto el fuego dio paso a sucesivos planes de paz auspiciados por la ONU que siempre han fracasado, alargando más de 37 años el sufrimiento de un pueblo dividido entre la ocupación y el exilio. El muro de la Vergüenza de 2000 kilómetros de longitud construido por Marruecos es el campo minado más largo del mundo, con 3 millones de minas antipersonas. Atraviesa todo el territorio saharaui, obligando a la separación forzosa de las familias. A un lado, en las zonas ocupadas, la población soporta continuas violaciones de sus Derechos Humanos (torturas, muerte, detenciones ilegales, represión) y el expolio de sus recursos naturales. Al otro, en la inhóspita hammada argelina, sobreviven unos 200.000 refugiados en los campamentos de Tindouf con la ayuda internacional.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.